Complejo respiratorio – ERB , Con Sentido Vacuno

¿Qué virus están implicados en la ERB?

La ERB, o Enfermedad Respiratoria Bovina, es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el ganado vacuno que está influenciada especialmente por diversos patógenos como virus, bacterias y factores como el estrés y el alojamiento.

Es necesario controlar cada uno de estos patógenos puesto que su combinación determinará la importancia así como la gravedad de la ERB.

¿QUÉ ELEMENTOS CONTRIBUYEN A LA ERB?

Como hemos comentado anteriormente, la ERB es un síndrome complejo en el que interactúan diferentes componentes. Por un lado, tenemos cuatro virus a los que hay que controlar exhaustivamente:

  • El Herpesvirus-1 o BHV-1
  • El Virus Respiratorio Sincitial Bovino o RSV
  • El Virus de la Diarrea Vírica Bovina o BVD
  • El Virus de la Parainfluenza tipo 3 o PI3

Por otro lado, también hay que prestar atención a ciertos factores de riesgo, como el estrés , el alojamiento o los bebederos compartidos, y a bacterias como Mycoplasma bovis y Mannheimia haemolytica, ya que también actúan como patógenos primarios. 

Además, debido a que los virus son altamente contagiosos y su transmisión suele ser por contacto directo hay que valorar tanto el estatus inmunitario del animal como del rebaño.

Cabe recalcar, una vez más, que las vacunaciones preventivas son un elemento fundamental y eficaz para controlar el RSV, pero no es suficiente. También hay que controlar las bacterias y cumplir con las normas de bioseguridad y tener un buen manejo de los animales.

LA SEROPREVALENCIA DE LOS VIRUS

Conocer la seroprevalencia en las granjas nos ayudará a tomar decisiones para poder afrontar esta enfermedad con nuestros planes sanitarios. Concretamente en España, existe un porcentaje de seroprevalencia entre el 89 y el 97% de los agentes IBR (90%), BVD (93%), RSV (90%), Pi3 (89%) y M. bovis (97%) en la población de vacuno de cebo. Igualmente, los cuatro virus implicados se encuentran en todo el territorio español, con una tasa mayor del 90% en las granjas.

Además, en la prevalencia individual, se han detectado porcentajes mayores al 50% en aquellos animales que tras su llegada a la granja, ya han permanecido durante 30-40 días en las unidades de cebo.

Según otro estudio realizado por la Iniciativa Nacional de Enfermedades Respiratorias Bovinas de vacuno de engorde australiano se pueden destacar los siguientes datos:

  • Para cada uno de los cuatro virus, la seropositividad se asocia con un riesgo reducido de ERB: refleja la inmunidad que el animal ha desarrollado por el contacto con cualquiera de los cuatro virus antes de llegar a la granja.
  • El incremento en la seropositividad ó el incremento en los títulos de anticuerpos desde la introducción de los animales a la granja, detectados en una segunda muestra de sangre (35-60 días después de la llegada) se asoció con un elevado riesgo de ERB.
  • El riesgo de sufrir ERB aumenta con el número de virus al que los animales se hacen seropositivos después de ser introducidos en la granja.
  • Los animales tienen un riesgo cada vez mayor cuando se aísla un número creciente de virus para los cuales eran seronegativos. Aquellos que fueron seronegativos para los cuatro virus tenían mayor riesgo.
  •  Los animales que aumentaron la seropositividad de uno o más virus desde la entrada hasta la segunda toma de muestras de sangre tuvieron un mayor riesgo.
  •  Por lo tanto, a mayor número de virus a los que el animal se hace seropositivo al llegar al cebadero, mayor será el riesgo de ERB.

CARACTERÍSTICAS DE LOS VIRUS

  • El Herpesvirus-1 o BHV-1 tiene un efecto inmunosupresor, es prácticamente imposible eliminarlo del animal infectado y es altamente contagioso dentro de las unidades productivas. Una de sus características distintivas es la latencia en ganglios trigémino o sacro y su capacidad para mantenerse en otros tejidos.
  • El Virus Respiratorio Sincitial Bovino, RSV o VRSB estimula la reacción inflamatoria en el tejido pulmonar, provocando necrosis y muerte celular. Tiene una interacción edad-dependiente con el sistema inmune y favorece la aparición de bacterias relacionadas con bronconeumonía.
  • El Virus de la Diarrea Vírica Bovina o BVD se identifica por ser una enfermedad infecto-contagiosa y por tener variaciones en la respuesta inmune local y sistémica así como un efecto citopático en la estructura del aparato mucociliar.
  • El Virus de la Parainfluenza tipo 3 o PI3 es un virus con una extraordinaria capacidad de mutación genética, provocando inmunosupresión en su hospedador para asegurar su propagación y, además, facilita la entrada de otros virus y bacterias.

Una de las claves para poder mantener la salud del ganado comienza por saber detectar los diferentes virus en enfermedades respiratorias para combatirlos y reforzar su sistema inmunológico.