Con Sentido Vacuno, Manejo

Prevenir enfermedades en el ganado vacuno

Para la prevención de enfermedades no sólo es necesario una buena respuesta inmunológica por parte del animal, sino que también es necesario realizar un manejo adecuado de los animales y de sus instalaciones, para la prevenir y controlar enfermedades además de garantizar el bienestar del ganado.

¿Por qué es importante?

Hay un dicho que es “mejor prevenir que curar” y cuán cierto es. La salud de los animales no solo depende de detectar precozmente cualquier signo de malestar los animales y atenderlos cuando lo necesitan. Es fundamental el manejo diario para asegurar su sanidad, su productividad y su bienestar. Para ello debemos:

  • Tomar medidas de prevención donde se debe elaborar, implementar y revisar de forma periódica un programa sanitario específico.
  • Tener el manejo y alojamiento adecuados.
  • El control de enfermedades: cuarentena, limpieza y desinfección.

Control de enfermedades desde el origen

En el control y prevención de enfermedades hay una parte muy importante del manejo del ganado y la finca, donde debemos contar con información clara de lo que tenemos y estamos haciendo. Para esto, es necesario que esta información la recojamos utilizando registros o formatos (programas específicos o archivos) de recolección de información que, implementados de una manera adecuada nos permitan tomar decisiones para conseguir un manejo adecuado de la producción, reproducción y la economía de la ganadería. Esto es una misión clave del ganadero que debe estar apoyada y asesorada por su veterinario.

Los veterinarios también jugarán un papel fundamental como parte del sistema de prevención y control de las enfermedades animales, y son principalmente responsables de la detección precoz y la respuesta rápida a los brotes de enfermedades animales emergentes o reemergentes. De ahí que la constante formación e información de los profesionales en la materia sea una prioridad, ya que garantiza y refuerza la calidad y la eficacia de los sistemas de prevención y control de las enfermedades

La prevención de enfermedades en el ganado vacuno

La prevención se consigue mediante el conjunto de medidas practicadas con la finalidad de prevenir la entrada y difusión de enfermedades y agentes causales de la infección a la unidad de producción, protegiendo de esta forma a los animales. ¿Cómo se consigue? Según el Plan Nacional de Resistencia a los Antibióticos o PRAN hay varios puntos clave.

Bioseguridad en instalaciones

Cuidar las instalaciones del ganado es el primer paso que debemos seguir para la prevención de enfermedades. Y hay 5 aspectos super importantes en relación con la ubicación

  1. Localizar adecuadamente las instalaciones para los animales evitando la situación cerca de vías públicas.
  2. Procurar ubicar a los animales protegidos de las condiciones climatológicas adversas . Especialmente en terneros en fase de cebo
  3. Los materiales y diseños apropiados para cada instalación.
  4. La desinfección. Debemos facilitar los medios desinfectantes a operarios y visitantes.
  5. Mantener limpia la unidad de producción y las inmediaciones. La higiene siempre ayudará y será un factor clave en la prevención de enfermedades.

bioseguridad animal

Bioseguridad y manejo en animales

  1. Controlar el ingreso de nuevos animales. La cuarentena en nuestras explotaciones trata de “evitar” o “limitar” el contacto directo entre un grupo de animales que llegan a nuestra explotación (cuyo estatus sanitario, en muchos casos, desconocemos), de los que ya están en la misma. Además, debemos realizar un diagnóstico llevado a cabo por el veterinario, antes de la incorporación al rebaño.
  2. Establecer grupos para facilitar el manejo. Ayudará a diferenciar los que acaban de llegar, los que podrían estar enfermando y los sanos.
  3. Desinfectar frecuentemente.
  4. Cumplir con las vacunaciones y desparasitaciones preventivas.

Vacunación

La vacunación es muy útil en la prevención y el control de muchas enfermedades, siempre que se ajuste al programa de control efectivo de la enfermedad. Es un punto muy importante, pero no puede ser el único. Si se utiliza como única medida, no suele alcanzar los resultados deseados a menos que el programa de vacunación forme parte de una estrategia de control integrada que implemente una combinación de medidas de control.

Una vez que tenemos todo lo anterior cubierto, la vigilancia constante de los animales es la mejor forma de detectar a tiempo cualquier factor que desencadene una enfermedad. Cabe decir que, es responsabilidad de todos cuidar de nuestros animales de la mejor manera posible. Y parte de esa responsabilidad es estar bien formado e informado. Formar a los que trabajan con el ganado y exigir a las explotaciones de origen que sean responsables con el bienestar animal, es tan importante como concienciar y difundir sobre la prevención de enfermedades.

Debemos ser conscientes de si estamos haciendo todo lo posible para evitar que enfermen y si podemos hacerlo mejor en el sector vacuno. Algo posible siempre que se trabaje la relación entre veterinarios y ganaderos. Una relación de confianza, comunicación y trabajo en equipo.