Con Sentido Vacuno, Nutrición

¿Por qué incluir la carne de vacuno en tu menú de Navidad?

En los días previos a unas fechas tan señaladas, la cocina se vuelve un lugar de culto para muchas personas que quieren sorprender a sus familias con deliciosas recetas. Por ello, desde Con Sentido Vacuno, queremos darte algunas razones por las que debes contar con la carne de vacuno en tu menú de Navidad.

Falsos mitos sobre la carne de vacuno

En los últimos años estamos viendo como se han creado una serie de mitos en torno a la carne de vacuno que es necesario aclarar. Estas creencias, están provocando que muchas personas hayan eliminado las carnes rojas de su dieta ya que creen que no son saludables para su organismo. Sin embargo, según los especialistas, es un alimento fundamental en todas las etapas de la vida

En septiembre de este mismo año, la organización Provacuno participó en la 2ª edición de Meat Attraction en IFEMA para poner en valor las propiedades nutricionales de la carne de vacuno en España y desmentir los falsos mitos que giran en torno a la carne de vacuno. Estos son algunos de ellos:

  1. Contiene grasas perjudiciales para la salud. Todo lo contrario, como hemos comentado antes, la carne de vacuno es un alimento esencialmente proteico que, además, nos permite reducir su grasa en función del corte.
  2. Es una carne muy cara. Esto no es del todo cierto: aunque cortes como el solomillo tengan un precio más elevado, otros como la cadera o la tapa son mucho más  asequibles.
  3. El sistema de trazabilidad de la carne no es transparente. Falso. El sector de carne de vacuno se rige por el Modelo de Producción Europeo, cuyos estándares de calidad y seguridad alimentaria son los más elevados y controlados del mundo.

Si todavía no tienes claro por qué debes incluir este tipo de carne en tu menú de Navidad, en Con Sentido Vacuno te contamos cuáles son sus beneficios.

Un aporte extra de proteínas para Navidad

Ya hemos visto que, en contra de lo que muchos piensan, la carne de vacuno es completamente compatible con una dieta equilibrada y saludable. Pero, ¿qué puede aportarnos esta carne que no aporten otras?

  1. Su principal característica y la que siempre se resalta en primer lugar, no puede ser otra que su alto contenido en proteínas de gran valor. Aporta entre un 18% y 20%  de proteínas de alta calidad nutricional.
  2. Existen determinados aminoácidos que el cuerpo no es capaz de generar de forma natural y que, por lo tanto, hay que obtenerlos a través de la alimentación. La carne de vacuno contiene esos aminoácidos esenciales en cualquier dieta.
  3. Un alto contenido en vitaminas del tipo B. Concretamente en vitamina B6 y B12. La primera contribuye a la mejora de nuestro sistema inmunitario y la aceleración del metabolismo de nuestro organismo. Mientras tanto, la vitamina B12 juega un papel esencial en la producción de glóbulos rojos y, por lo tanto, es fundamental para combatir la anemia.
  4. Además, la carne de vacuno es rica en hierro hemínico, muy importante también en la creación, desarrollo y maduración de los glóbulos rojos.
  5. Otros minerales presentes en la carne de vacuno son el magnesio, que mejora el proceso de metabolización de la insulina, y el zinc, que contribuye a la aceleración de síntesis de las proteínas.

Además, la carne de vacuno es rica carnitina, sarcosina, ácido linoleico y potasio, fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Todo esto hace que estemos ante un alimento que, consumido en cantidades adecuadas, resulta muy beneficioso para la salud. ¿A qué esperas para incluirlo en tu menú navideño?