Complejo respiratorio – ERB , Javier Blanco

La prevalencia del Síndrome Respiratorio Bovino (SRB)

Las infecciones que dan lugar al SRB son uno de los problemas que más preocupan a los granjeros en el sector bovino. Su tratamiento, así como planificar un programa sanitario y vacunal, es fundamental para que los daños sean menores. Por ello, se ha realizado un estudio para determinar su prevalencia y que ha aportado datos actualizados sobre el estado de la enfermedad y la prevalencia en vacuno en distintas zonas y modelos de explotación en España.

¿Por qué es tan importante el Síndrome Respiratorio Bovino?

Las infecciones que dan lugar al SRB son con frecuencia fruto de una sinergia entre agentes víricos y/o bacterianos, donde tiene una especial relevancia los factores ambientales y de manejo que predisponen a los terneros a padecer la patología. Esto, es lo que hace que sea una enfermedad de difícil control y, por tanto, con unos índices de prevalencia muy elevados en toda Europa.

¿Qué agentes están implicados?

Además de los mencionados, los factores ambientales y de manejo, existen una serie de microorganismos que son los más comunes como la causa de dicha patología. Hablamos de dos agentes víricos: VRSB y PI-3, que muestran cierta sinergia o presencia simultánea.

¿Qué es el Virus respiratorio sincitial bovino o VRSB?

Se trata de un virus ARN virus del género Pneumovirus y presenta varios subtipos. Los signos clínicos que aparecen en una infección por VRSB son tos, descarga nasal, disnea y fiebre. Estos signos no son específicos, ya que también aparecen en las infecciones por otros virus. Se relaciona con brotes en explotaciones en animales entre los 6 y 24 meses con muertes repentinas y cuadros neumónicos agudos debidos a la reacción inflamatoria aguda producida en el pulmón.

¿Qué es el Virus parainfluenza tipo 3 o PI-3?

Al igual que el VRSB, se trata de un virus ARN pero perteneciente a la familia de los Paramyxovirus. Se encuentra ampliamente distribuido y es uno de los agentes que facilitan la colonización de las vías respiratorias y el desarrollo de cuadros respiratorios más severos. Puede causar descargas óculo-nasales, disnea y descenso de la inmunidad siendo capaz de provocar una neumonía fibrinonecrótica

¿Cuál es la prevalencia en el vacuno lechero y de cebo?

  • Del vacuno lechero: la prevalencia del VRSB fue del 42,41% del total de muestras analizadas y la prevalencia de granja encontrada alcanzó el 82%. Mientras que la del tipo 3 (PI-3) el total de animales positivos llegó al 49,63% del total y la prevalencia de granja hallada fue del 88%.
  • Prevalencia del vacuno de cebo: el porcentaje de prevalencia del Virus respiratorio sincitial bovino (VRSB) fue de un 41% y la de granja del 90%, superando a la del vacuno lechero. Por otro lado, el Virus parainfluenza tipo 3 (PI-3) presentó una prevalencia total de un 50% y la de granja fue del 89%.

Como dato destacado, con la serología se detectó un 29% de prevalencia combinada entre VRSB y PI-3.

sindrome-respiratorio-bovino

¿Qué factores influyen en la prevalencia?

El clima y las estaciones del año también son un factor clave a tener en cuenta. Según nuestro estudio, el verano parece ser la época de mayor prevalencia para el VRSB y el PI-3.

Otro factor que aparentemente aumenta la presencia de este virus es la edad de los animales. En el vacuno lechero, la prevalencia del VRSB fue más elevada en animales mayores de 12 meses (hasta un 71,15% de animales positivos). Mientras que, en los animales de cebo según su edad y aptitud, en mamones un 29% presentan positividad frente al 48% de los pasteros.

Al igual que para el Virus parainfluenza tipo 3 (PI-3) cuya cifra de positivos en animales mayores de 12 meses se elevaba a un 84,62% en explotaciones lecheras, y en explotaciones de cebo un 26% de positivos en mamones y en pasteros un 64%.

Y aunque también parece influir la zona geográfica y el tamaño de la explotación queremos destacar que un factor clave es el estatus vacunal. Los animales no vacunados presentan mayor prevalencia para el VRSB en el vacuno de lechero del 52,78% y un 61% en animales de cebo. Del mismo modo, la vacunación de los animales parece tener influencia en la prevalencia del virus PI-3, existiendo un mayor número de muestras positivas en animales no vacunados del vacuno lechero con un 65,28% y alcanzando un 80% en el ganado de cebo.

Con todo esto, sabemos que:

  • El síndrome respiratorio bovino se encuentra ampliamente distribuido en las explotaciones de vacuno españolas, con una alta prevalencia de los agentes víricos tanto a nivel individual como de granja.
  • Los agentes que más intervienen son el Virus Respiratorio Sincitial Bovino (VRSB) y el Virus parainfluenza tipo 3 (PI-3).
  • Las estaciones del año son importantes, siendo el verano la época de mayor prevalencia. Pero también influye la situación geográfica y la edad del ganado obteniendo un mayor porcentaje de positivos en mayores de 12 meses.
  • La vacunación es clave para que el porcentaje de prevalencia sea mucho menor. Es la mejor forma de prevención.